¿Qué hay en un nombre?

Arístides fué quien le dió el nombre: Orué, y como siempre sucede con estas cosas, costó un tiempo hacerse a la idea. Los que entienden de branding lo saben.

Russafa es un barrio multicultural y muchos vecinos llegan de Latinoamérica y también de África. Ya se sabe, a los argentinos les gusta jugar con las palabras y Tango se convierte en Gotan y te hablan del lunfardo. Sin embargo, Aris no es argentino, es cubano… por lo que.. ¿Tiene algo que ver con el Panteón Yoruba? ¿será un orisha?. ¡No, no, … para nada!… es un palíndromo, como amor y roma, …

Ah! Bueno, vale … y Wenceslao se quedó mirando y dijo ¡A mí me gusta!, mientras otros se quedaron pensando y otros no sabían que pensar.  Sonaba raro, como ¿a qué?

La semana pasada Aris me dijo. Sabes que cada día que pasa me gusta más. Y yo le dije, a mí también. Y después, cuando salí a la calle recordé a Julieta y a Romeo, la escena del famoso balcón que todo el mundo visita en Verona. Cuando ella le dice a Romeo:

What's-in-a-name--That-which-we-call-a-rose-by-any-other-name-would-smell-as-sweet.¡Porque tú eres tú mismo, seas o no Montesco! ¿Qué es Montesco? No es ni mano, ni pie, ni brazo, ni rostro, ni parte alguna que pertenezca a un hombre ¡Oh, sea otro nombre! ¿Qué hay en un nombre? ¡Lo que llamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume con cualquiera otra denominación!

… y así son las monedas sociales, exhalan siempre el mismo grato perfume.

Homenaje a Russafa Escénica

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *